¿Por Qué Madera?

DESPIERTA LA IMAGINACIÓN Y FOMENTA LA CREATIVIDAD

Los juguetes de madera poseen un diseño simple, no tienen música ni luces. Por estos motivos el niño se ve obligado a recurrir a su imaginación para entretenerse, desarrollando la fantasía y capacidad simbólica.

ESTIMULA LOS SENTIDOS

La textura, temperatura, peso y olor de la madera, como elemento natural, fomentan al desarrollo de los sentidos, especialmente el tacto y habilidades motoras finas.

DURABILIDAD, DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN

Más allá de los arañazos y golpes, este tipo de juguetes son muy resistentes. Cada pieza trae dos capas de laca, terminación dada con el fin de resistir muchas horas de juego. Además, nunca pasan de moda.

AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE

La madera es un material natural, renovable y biodegradable.

EXPERIMENTAR Y EXPLORAR

No están desarrollados para una actividad específica. Su simplicidad y el hecho de no ser figuras concluyentes promueven de forma efectiva la capacidad de resolver problemas.